sábado, 11 de enero de 2014

Página 9

Finalmente no dijo nada, simplemente se limitó a leer los labios de su compañero dejando por un instante sus pensamientos y dejando que saliera ese sonido que es escuchaba en aquel coche, además del sonido del motor. Intento interiorizar toda la información que aparece en el oído externo hasta que llegué al oído interno, solo temía que la soledad le molestará nuevamente y poder pedir ayuda a nadie, porque nadie era él y por tanto nadie le podría entender, queriendo salir de un lugar que el mismo se había creado, un espacio y ninguna puerta, muchas preguntas y por el momento ninguna respuesta y menos todavía volver aquel lugar al que su mente le llevaba sin ninguna explicación aparente.

Como era la primera vez, aunque se planteaba ciertas preguntas y tenía cierta inseguridad en sí mismo, intentaba que no se le notará aunque Javier veía el nerviosismo, pero por más que lo intentará no lo conseguía, lo notaba distinto a otros días, pero la armadura que tenía en las ideas vagas y perezosas que deambulaban sin ningún motivo o razón, en lo que se podía apreciar a lo que el sentido visual le permitía alcanzar como cualquier ser humano. Notaba como caía Carlos por más que intentará una y otra vez alcanzar su propio objetivo, era como si hiciera alpinismo y cada una de las rocas que quería subir tuviera todo en su contra, incluso una brisa acariciara la montaña haciéndola erosionar. Era una sensación de culpabilidad la que recorría desde la profunda desmotivación dentro de su ser, saber que cae desde un precipicio al vacío, como si de una terrible pesadilla fuera representada en aquel mismo instante, pasando de ser de una ficción a una dolorosa  y triste realidad y que no hubiese ninguna colchoneta para no remarcar aquellos sentimientos, no había un camino que fuera el más adecuado, ni otro sendero que nos hiciese entender que ese carecía de significado en aquella situación, solo era consciente del largo el camino que le que quedaba por delante, pero por más que tuviera alguna mínima duda de su pensamiento, a pesar de tener muchas variables, sabía que la vida solo estaba hecha para valientes, que por más que se esforzará en mirar hacia atrás, le costaba tanto admitir un error, que se había él equivocado, que no podía observar diferentes variables que le hayan llevado a ese instante, que seguiría esos mismos pasos si empezase de nuevo, que dentro de esa inseguridad se sentía seguro e inseguro al mismo tiempo.

Ambos paseaban en su coche para hacer su turno, dieron una vuelta y vieron que no ocurría algo fuera de lo habitualmente normal, abrieron el expediente del  caso, miraron la lista de sospechosos, para averiguar si alguna de aquellas personas resultaba más culpable que otra, pero no había nadie que fuera un santo, por lo que todas eran muy familiares para la policía, antes si quiera de que se produjera este doloroso crimen, todas las personas tenían sus motivos para desearle que la vida de aquel hombre llegará a su fin, también todos tuvieron su oportunidad para realizar aquella barbaridad. Carlos, pensó que tenían muchos culpables, una bala, un arma, pero nada, por lo que se acordó de su amigo novato, ¿ y si le pido el informe de la autopsia a Paco?, tenía en mente hacer copias, para luego en el turno de su ronda comentárselo a Javier. Mañana por la mañana sin falta iría a comisaría a primera hora de la mañana, que sería a las siete y se llevaría el informe a casa, para leerlo. Aparcaron el coche a las siete menos cinco, y se acercó al bar a tomarse un café mientras se hacía la hora en que su buen amigo de confianza iba a ir a trabajar, Javier, al ver que su compañero estaba en el bar de enfrente, se sorprendió de que no fuera a casa a descansar y se acercó para ver que le pasaba, si hubiera algo que le preocupase.

Entro al bar, el camarero lo miro porque no le resultaba familiar, al contrario que Carlos, que era un cliente más o menos habitual, ya que solía ir mientras estudiaba en la academia. Se sentó en la barra  pidió un café y se sentó al lado de Carlos, y le pregunto:

¿Qué haces aquí? Preguntó Javier
Creo que es obvio lo que se hace en un bar, no?
Sí, claro. Tomar algo, lo raro es que no te fueses a casa a descansar
Es que estoy esperando a alguien

No hay comentarios:

Publicar un comentario