domingo, 10 de noviembre de 2013

Página 5

parte de abajo que es la más estrecha hasta la parte de arriba que es más amplia encima de la mesa y se puso en el buscador más famoso por internet como es google, y busco la leyenda de dicho reloj, y lo que encontró no era de su total agrado y es que no solo había otro más en el mundo como el suyo, sino que no se sabía cómo hacer que dejará de realizar aquellas cosas, el cómo parar aquellas vidas que dejarán de tener sentido alguno y que su característica más habitual es que tiene una parte muy oscura y es que pega una gran intensidad en el insconsciente de los pensamientos ocultos de todo aquel que fuese su verdadero yo, reflejando en el todo por lo que se calla habitualmente.

Se quedó sorprendido y al mismo tiempo temía sus preocupaciones sobre las cosas de su interior salieran a la luz del sol.

Pero lo que Carlos no sabía es que más que temer sobre un ser inanimado, no siendo involucrado por la luz de sol, sino por una luz interna que tenemos en nosotros mismos, favoreciendo en muchas ocasiones a la opinión no solo como una crítica individual sino también como algo colectivo, limando así y favoreciendo el castigo que muchos nos gustaría, dependiendo por supuesto, de las causas que lo acompañan, y la muerte, por ejemplo se dice es el castigo más temido por el ser humano, pero al mismo tiempo el más tranquilo y aliviado, haciéndonos sentir mejor con nosotros mismos.

Pero las pestañas se le cerraban muy lentamente, pelo a pelo juntándose con el pelo que tenía en la parte inferior, no podía dejar sentir el peso  que le suponía de sentir el peso uno por uno de los pelos tan finos que se tienen en los ojos,  por lo que decidió dejar esa pluma antigua con la que tomaba notas en su cuaderno, en un vaso de cristal con liquido insípido e insaboro, y transparente y coger la tapadera utilizando los dedos pulgar, indice y corazón para cerrar el bote,  mientras que con la mano izquierda lo sujetaba para que no se le escapará y no se desparramará por los papeles y ensuciará todo lo que hasta ahora le había costado tanto llegar y por último para que la tinta no se secará y desperdiciará. Ya que a pesar de su juventud le encantaban las cosas antiguas, por esa razón escribía así y no de otra forma. Se fue a dormir y si era posible descansar, tras una dura jornada laboral, triste y sintiéndose un vacío, que de momento le era incomodo,  porque tenía un problema que no sabía como afrontarlo, se puso su pijama y apago su lamparita de noche, se tapó con la sábana y cerro sus ojos intentando no pensar en ello.

Al día siguiente se levantó, intentando tener mejor cara, pero le costaba y más pensando en esa persona primera que veía sin vida, ver tanta palidez y frialdad , le daba mucha impresión, pero no por ello no le llamaba la curiosidad y menos aún el hecho de valorarse, ya que no lo hacían los demás, tendría que demostrarlo de alguna manera, por lo que aunque sabía que sería casi imposible que le dijeran que si, porque llevaba muy poco tiempo en el cuerpo y llamó a la puerta del director.

            -Toc, toc tocó con los nudillos Carlos en la puerta del director
•         Buenos días; que puedo hacer por ti?
•         Sé que llevo muy poco en el cuerpo y que no puedo pedir nada, solo tenía curiosidad por saber cómo iba la investigación sobre el cadáver.
•         En su proceso
•         No necesitarán mi ayuda
•         jeje no, hiciste muy bien en contestar las preguntas que te pidieron y te pediría que siguieras tu camino.
•         Gracias, señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario