miércoles, 23 de octubre de 2013

Página 2


 Las calles estaban silenciosas, notándose solo, el ruido que producían las ruedas al pasar por encima de los charcos. El agua que caía de aquellas nubes negras parecía no cesar, mientras ambos iban en el automóvil, los palos alargados que se podían ver en la parte exterior del coche pegados en la parte frontal, en la parte grande en comparación de aquellos cristales que tenían a su alrededor,  intentaban quitar el agua hacía ambos lados, pero aquello parecía inútil, ya que las gotas golpeaban con gran intensidad y apenas se podía apreciar lo que se tenía a sus alrededores. Con la luces cortas, pareció ver el reflejo de una sombra, no se veía muy bien lo que era, pero tenía la corazonada de que aquello tenía toda la pinta de parecerse a un ser humano, Carlos quería bajar para saber lo que era, su compañero no quería, para r una mayor seguridad, le comentó que irían con el coche, pero Carlos al no compartir la misma opinión le dijo que parara y vio lo que le daba la impresión que era una sombra correr, ¿ quién era o que era lo que corría? decidió seguir corriendo, las gotas le molestaban en la cara, el aire hacía que acariciara el agua, dejándola a los lados del rostro, pero aquello parecía que iba a continuar así y no parar y al mismo tiempo dejo de insistir,  ya que no veía con claridad y el uniforme estaba mojado y le era bastante pesado, lo que le hacía mucho más complicado seguir su camino, y  las fuerzas de las piernas no le acompañaban a lo que el corazón y la cabeza le pedían, giro a la derecha y sin querer tropezó con un reloj antiguo de bolsillo, después que lo hiciera la persona o animal que perseguía, el reloj tenía  los números escritos con números romanos, que en apariencia es inofensivo, pero para nuestro protagonista será algo más que un simple reloj, pero eso no lo sabrá hasta el final de miles de casos sin resolver. Se agacho, lo miro, le resulto curioso y sin articular ni un sonido de su boca,  se lo guardo para poder sacar alguna huella, pasó por allí su compañero para recogerlo y le dijo que era muy curioso, que no podía pretender que algo no se le escapará, éste le dio la razón ocultando para si mismo la prueba que había encontrado, hasta que llamará por teléfono a su amigo novato de la policía para que éste sacará las huellas de lo encontrado, siguieron la noche la más de silenciosa, sintiendo la pesadez de la humedad en el día de tanta lluvia como era esa amargada noche, que el mismo sabía que no iba a sacar de su memoria , porque tenía entre sus manos una prueba de su primer caso y que lo resolvería por su cuenta, además de los casos que le fueran otorgados, ya que era un prueba bastante curiosa y poco habitual y en el caso que no tuviera nada se la podría quedar él y en la parte de detrás había una frase borrosa que al frotarla se podía leer “ Si tu vida quieres calmar, a mí siempre me tienes que llevar”, que quedaron su amigo y Carlos en el laboratorio por la mañana antes que la gente empezará a llegar, después que Carlos llegará a comisaría, se bajará del coche para que su compañero aparcará y se fuera a casa, antes de echarse a dormir llamo a Paco, su compañero novato del laboratorio, para pedirle un favor personal y es que, quería que si podía sacar las huellas al reloj antiguo que había encontrado, le intentaron sacar las huellas, pero sin éxito alguno, ¿ cómo es eso posible? Si lo cogí yo, como es posible que no estén ni las mías, ¿ qué sentido la frase del reloj?. Paco le miro extrañado y lo miraba como si estuviera echándole la bronca, por algo que no era la forma correcta de hacerlo, pero al mismo tiempo era un secreto que solo ellos, por el momento sabían, le dio las gracias, Paco le hizo una foto para ver que podría saber de aquel reloj y de la frase y se lo devolvió a Carlos y se marchó antes de que nadie pudiera verles, ya que no quería poner en un compromiso a su compinche del caso y tenía que descansar, estaba agotado y la noche había sido rara y tenía mil preguntas sin respuesta.

Llego a su casa, dejo las llaves en el cenicero de su recibidor y fue directo a su habitación dejo la mochila en el suelo y se fue directamente a la cama y se tumbó, hasta la hora de comer. Se levantó como nuevo, fue a la nevera se hizo una macedonia, se preparó un poco de fiambre y se hizo arroz

de puchero para comer, nada más terminar fue a su habitación cogió la mochila, la abrió y cogió el reloj encontrado, lo miro por detrás y no le salía la frase que previamente le había salido, así que le volvió a frotar y la misma  frase le volvió a salir, no sabía nada del objeto ante si ¿ porque se borraba? ¿ cuánto tiempo tenia?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario